Stockholm
24 Sep, Thursday
16° C
TOP

La CDHCM hace un llamado a redoblar los esfuerzos de promoción para la donación altruista de sangre pues en condiciones regulares, cada cuatro segundos es necesaria una transfusión y en el contexto de Covid-19 se registran menos donaciones

Comisión Nacional de los Derechos Humanos de la Ciudad de México

La Ciudad de México cuenta con un Centro de Transfusión Sanguínea y con diversos Bancos de Sangre asociados a hospitales del sistema de salud capitalino para recibir las donaciones. Éstos están regulados en la Ley de Salud del Distrito Federal y cuentan con lineamientos específicos para garantizar el manejo seguro de la sangre y promover su donación entre la población.

Tal infraestructura es indispensable pues la necesidad de sangre segura es universal y constante. Sin embargo, su acceso es limitado para algunas personas pues en países como el nuestro existe poca disponibilidad de sangre segura tanto por los niveles relativamente bajos de personas donantes voluntarias,  como por la capacidad de recolección de sangre y su alta demanda.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce tres tipos de donaciones de sangre: por reemplazo, pagados y voluntarios. El organismo insiste en la importancia de promover la donación voluntaria pues en la actualidad tan sólo el 3% del total de las transfusiones corresponde a este tipo y la mayoría se hace con donación de reemplazo, que no es suficiente para cubrir la demanda en condiciones normales, mucho menos el contexto actual de emergencia sanitaria por COVID-19.

Algunos ejemplos de personas que precisan transfusiones de este tejido líquido son las mujeres con complicaciones obstétricas, personas con anemia grave, personas con traumatismos, pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas y médicas complejas, y personas con algunos tipos de cáncer. La sangre también se utiliza para elaborar productos de primera necesidad para algunas personas, como por ejemplo factores de coagulación para personas con hemofilia.

Las instituciones requieren de la contribución voluntaria para garantizar la salud de las personas que necesitan transfusiones sanguíneas. Una donación de sangre puede salvar más de una vida si sus componentes se separan.

Por esa razón, en el contexto actual, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) hace un llamado a contribuir con el derecho a la salud mediante la donación de sangre.

Para esto, la infraestructura sanitaria coordinada por el Centro de Transfusión Sanguínea de la Ciudad de México dependiente de la Secretaría de Salud local garantiza la atención en condiciones de seguridad para prevenir la transmisión de COVID-19.

Asimismo, la CDHCM advierte sobre la necesidad de eliminar la discriminación en este ejercicio altruista, misma que tiene por efecto inhibir este ejercicio  y en nada tiene que ver con el apego a los estándares para la donación establecidos en la Norma Oficial Mexicana.