TOP

Judith Butler: “Debería haber otras formas de refugio que no dependan de una falsa idea del hogar”

Fuente: LA TERCERA

Sopa de Wuhan: pensamiento contemporáneo en tiempos de pandemia es el título de una publicación digital que recopila artículos de diversos intelectuales. En días oscuros, la exigencia al pensamiento es urgente. En entrevista para La Tercera, la filósofa norteamericana Judith Butler, una de las autoras incluidas en este libro, reflexiona acerca de lo que esta catástrofe nos impone.

Judith Butler es filósofa y académica de la Universidad de California, Estados Unidos, y sus aportes son reconocidos en la filosofía política y en la ética. ¿Habrá una nueva forma de eugenesia y cómo se administrará? ¿Qué vidas estarán dotadas de valor y qué vidas se considerarán prescindibles? Son preguntas sobre la pandemia, que de acuerdo con la autora de El género en disputa, deben responderse con ciencia, ética y política.Hace unos días, la editorial ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) lanzó Sopa de Wuhan: pensamiento contemporáneo en tiempos de pandemia, una recopilación de las ideas que Butler y otros pensadores como Byung Chul-Han han escrito sobre el Covid-19. La obra gratuita reúne textos publicados entre el 26 de febrero y el 28 de marzo.

-¿Cómo estás? Estos días tu país ha sido duramente azotado por el virus.

-Estoy bien, gracias. Estoy confinada en casa como todos en California, pero puedo caminar y encontrarme a través de la aplicación Zoom. Todos conocemos a personas que están enfermas, y algunos de nosotros conocemos a otras que han muerto.

-¿Cómo lees el tratamiento que se le ha dado a la pandemia? En una entrevista decías que Trump quiso comprar los derechos exclusivos de una posible vacuna a una empresa alemana, pero que le respondieron: “el capitalismo tiene un límite”.

-Por un lado, hay gobiernos que tienden a negar la realidad del virus y cómo se propaga, y están poniendo en peligro a su gente. Bolsonaro es el ejemplo más obvio. Por otro lado, la gestión del virus puede convertirse en una ocasión para afirmar y fortalecer el control gubernamental. Esto lo vemos en Israel y en Hungría, pero también en muchos países donde los militares están llamados a administrar a la población. Personalmente estoy a favor de una respuesta gubernamental fuerte, ya que se necesita más espacio en el hospital, más tratamiento y más información. Al mismo tiempo, vemos muchos casos en los que las comunidades comprenden la necesidad de autoaislarse por su propio bien, por su propia salud y la salud de los demás. Y esta es una forma de autogobierno muy impresionante. No hay forma de predecir en qué dirección se moverá la política después del coronavirus, pero ahora tenemos la oportunidad de fortalecer los ideales de solidaridad social.

-Aunque no se puede hacer futurología, hay muchos que están preocupados por el devenir del modelo económico. ¿Podría realmente el capitalismo verse obligado a tener un límite? O quizás, como ha ocurrido en otras catástrofes, cobre un nuevo impulso.

– El mundo debe cambiar, y los ideales del socialismo democrático son los que deberían ser más valiosos. Cuando vemos cómo ciertas poblaciones se ven privadas de atención médica y derechos básicos, y que esto lleva a su muerte más probable, debemos responder con indignación y compromiso. Nunca ha sido más importante garantizar refugio, atención médica y participación pública en la construcción de una democracia. Muchas corporaciones están listas para beneficiarse de tratamientos médicos, especialmente vacunas, y en la medida en que los gobiernos permitan que los mercados decidan el precio y la distribución de dichos bienes, los pobres quedarán privados de sus derechos. Trump trata al gobierno como si fuera un negocio; esta puede ser una característica definitoria del neoliberalismo. Pero idealmente debería preservar los derechos básicos de las personas, especialmente de los pobres, a una vida habitable.

-Una controversia que la pandemia ha acentuado es acerca de la ecuación entre seguridad y libertad. ¿Cuánto debemos ceder a la vigilancia en beneficio de la salud?

-La intervención de Agamben (filósofo italiano criticado por su artículo “La invención de una epidemia”, en el que denunció los riesgos que traen los estados de excepción decretados por el virus) fue claramente un error. Él solo podía ver la intensificación del poder estatal y la pérdida de libertades civiles para el pueblo. Pero es necesaria una respuesta gubernamental fuerte para garantizar que los recursos médicos estén disponibles para las personas y que se distribuyan equitativamente. Entonces, para asegurar tanto la vida como la igualdad, necesitamos un poder gubernamental responsable.

-Agamben respondió a las críticas diciendo –entre otras cosas- que las guerras siempre dejan legados a los tiempos que siguen, el alambre de púa, las centrales nucleares, por ejemplo. Quizás esta catástrofe nos deje “la distancia social” o la educación en línea. ¿Qué podría ocurrir con la biopolítica?

-Biopolítica es un término que describe aquellas operaciones de poder que buscan gestionar poblaciones. No son necesariamente decisiones emitidas por el poder soberano, sino que más a menudo, son políticas y prácticas que surgen de diversos orígenes dentro de las regulaciones gubernamentales y sociales. El manejo del coronavirus ha sido dirigido por el poder ejecutivo o soberano, que no es lo mismo que la biopolítica. Al mismo tiempo, el tipo de racionalidad que utilizan los gobiernos está impregnado de presunciones biopolíticas. ¿Quién debe recibir los medicamentos cuando se desarrollan y quién no? ¿Habrá una nueva forma de eugenesia y cómo se administrará? ¿Qué vidas estarán dotadas de valor y qué vidas se considerarán prescindibles? Estas formas de dividir las poblaciones son biopolíticas. Joseph-Achille Mbembe los llamó “necropolíticos”: formas de organizar la muerte. A medida que entra en juego el cálculo de costo-beneficio, escuchamos a los funcionarios del gobierno decidir implícita o explícitamente quién debe vivir o quién debe morir. No tienen que “ejecutarlos” como lo han hecho los soberanos tradicionales. Pueden “dejarlos morir” al no proporcionar beneficios para la salud o refugios seguros, al mantener a las personas en las cárceles donde la tasa de infección es alta o, en el caso de Gaza, al mantener la frontera cerrada.