TOP

¿Cómo romper el pacto patriarcal desde los partidos políticos?

Gretha Jimena Vilchis [1]

En las últimas semanas a través de redes sociales, principalmente, Twitter se inició un movimiento feminista para exigir que ningún agresor de mujeres llegue a las cúpulas de poder y que se rompa el pacto patriarcal que permite que la violencia contra las mujeres siga siendo invisible y poco reprochable socialmente.

Este movimiento de #NingúnAgresorAlPoder responde a la pre-candidatura de Félix Salgado Macedonio a la gubernatura del Estado de Guerrero por MORENA, quien tiene tres denuncias por violación. Otro caso similar que se ha expuesto en estos días, es el nombramineto de Andrés Roemer como embajador de La Buena Voluntad para el Libre Flujo del Conocimiento de la UNESCO, quien también es acusado por abuso sexual contra diferentes mujeres.

Ante la permisión de que agresores sexuales ocupen estos espacios de poder, las mujeres mexicanas han exigido #RomperElPacto. Pero ¿Qué pacto patriarcal? Es ese que ha sido y sigue siendo implícito en la vida política y en muchos espacios de poder en nuestro país.

El pacto patriarcal no es más que el resultado de la misoginia y violencia estructural existente contra las mujeres. Este pacto implica el silencio, la complicidad, la justificación y la permisión de la violencia contra las mujeres que ejerce un hombre.

En otras palabras, es el pacto patriarcal el que permite que se ignore o mire hacia otro lado cuando se señala a un hombre que agrede o violenta a las mujeres.

¿Qué implica romper el pacto? Es más que solo dejar de ser cómplice o minimizar la violencia de género. Ciertamente, romper el pacto patriarcal puede y debe hacerse desde el plano individual, sin embargo, requiere traspasar a los planos sociales e institucionales para romper las estructuras patriarcales de poder.

A nivel institucional, los partidos políticos deben erradicar la violencia contra las mujeres en la vida política y comprender que ésta representa una amenaza para la democracia. En este sentido, deben implantarse diversas acciones encaminadas a cambiar las estructuras patriarcales y #RomperElPacto desde los todos los partidos políticos.

Algunas de las bases mínimas que deben tener los partidos para erradicar la violencia contra las mujeres en sus estructuras son las siguientes:

  • Rechazar toda acción o conducta de violencia contra las mujeres, que se suscite tanto dentro del partido como por parte de militantes de este.
  • Crear normativa y procedimientos para prevenir que agresores de mujeres ocupen puestos de poder en su partido.
  • Instituir reglas para que las personas que contengan a cargos populares no cuenten con antecedentes de violencia contra las mujeres o violaciones a derechos humanos.
  • Establecer protocolos de investigación y sanción de violencia contra las mujeres al interior del partido.
  • Difundir y dar a conocer la normativa del partido para combatir, erradicar y sancionar la violencia contra las mujeres.
  • Brindar capacitación y sensibilización al interior del partido sin importar su jerarquía.
  • Promover la paridad al interior del partido y en los puestos de toma de decisión.
  • Crear campañas para la erradicación de la violencia contra las mujeres al interior del partido.
  • Sancionar toda acción y conducta de violencia contra las mujeres.

El respeto y la protección de las mujeres en los partidos políticos no es una cuestión de buena voluntad, por el contrario, es una obligación de los partidos frente a las mujeres que militan en ellos y que representan mediante el voto.

Romper el pacto patriarcal no es una exigencia aislada, es una obligación constitucional frente a la igualdad y a la garantía de los derechos humanos.

¡Ningún agresor al poder!

 


[1]1 Abogada feminista. Socia fundadora de Reconcilia DH, consultora en materia de género y derechos humanos. y catedrática de la Facultad de Derechos de Universidad Nacional Autónoma de México.